16/08/2012
La Comunidad prevé actuar sobre 45 hectáreas afectadas por el incendio de Atamaría
Temas: incendios forestales , parque regional , espacios naturales
Un año después del siniestro ya se detecta el rebrote de palmitos y cipreses de Cartagena
Semillado en area incendiada por vecinos de Portman. Este enlace se abrira en una nueva ventana.
Semillado en area incendiada por vecinos de Portman

La Comunidad Autónoma, a través de la Consejería de Presidencia, ha proyectado actuaciones en 45 hectáreas de la zona afectada por el incendio registrado hace ahora un año en Atamaría. Como medida previa, los retenes forestales dependientes de la Administración regional procedieron en los meses posteriores al incendio a realizar tareas de limpieza. Doce meses después del incendio ya se detecta el rebrote de palmitos y cipreses de Cartagena. Las acciones de regeneración del área afectada inicialmente proyectadas tienen un coste de aproximado de 150.000 euros, 50.000 procedentes de fondos europeos y el resto financiados por Obra Social La Caixa.

El incendio en el paraje de Atamaría afectó a 418 hectáreas, de las cuales aproximadamente 328 se encontraban dentro del LIC y Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila.

Entre las consecuencias de este siniestro, cabe destacar que resultaron dañados unos 2.300 ejemplares de ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata). Se trata de un árbol autóctono en la Región de Murcia, donde se encuentra la casi totalidad de las aproximadamente 600 hectáreas que esta especie ocupa en Europa. Concretamente, la superficie colonizada por este árbol en la Región es de 595 hectáreas, de las cuales alrededor de un tercio (206 hectáreas) fueron perjudicadas por el incendio de Atamaría.

Por otra parte y gracias a las labores de extinción realizadas, el fuego no alcanzó la única población murciana de jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginense), catalogada a nivel nacional como en peligro de extinción, siendo el incendio controlado a menos de un kilómetro del lugar done crece esta especie. También cabe destacar que la mayoría de la flora afectada por el incendio está adaptada al fuego, lo que hace prever que parte de la vegetación se recuperará en un plazo no muy largo. Así, el ciprés de Cartagena registra una mortalidad por debajo del 1% en ejemplares jóvenes y adultos, con rebrotes de cepa generalizados y rebrotes de rama en los ejemplares más grandes y bajo fuegos de menos intensidad).

Tras el incendio, desde la Dirección General de Medio Ambiente se procedió a la evaluación de los efectos del fuego y la planificación de las actuaciones para la recuperación del área incendiada que consisten básicamente en:

Estudio de afección del incendio a los pies de Tetraclinis articulata para una planificación pormenorizada de las actuaciones de restauración.

Monitorización de la recuperación del hábitat Bosques de Tetraclinis articulata, hábitat compuesto por especies con gran capacidad de regeneración tras episodios de fuego.

Gestión de la masa de pinar de Pinus halepensis incendiada dirigida a favorecer el hábitat del Tetraclinis: corta de pies quemados (conformación de fajinas y albarradas con éstos), regeneración mediante siembra de Tetraclinis articulata y repoblación manual con especies características del hábitat.

Realización de actividades organizadas de repoblación o semillado con población local, escolares y voluntariado ambiental.

Información relacionada:
articulos genericos  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
anuncios  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
noticias  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
legislacion  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
publicaciones  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
  Volver
Imprimir