08/07/2012
Unos 3.300 alumnos de Primaria participan en un programa escolar para fomentar el ahorro energético
Temas: fuentes de energía , energías renovables , educación ambiental , consumo , conservación de la naturaleza
Los estudiantes han aprendido a calcular su propia huella de carbono mediante el uso de la 'E-CO2 calculadora' y hábitos de consumo sostenibles que favorezcan la protección del medio ambiente

Un total de 3.299 escolares de Primaria de 36 centros educativos de la Región han participado este curso académico en la campaña 'Sé coeficiente y ahorra energía’, que trata de sensibilizar y fomentar el ahorro y el uso eficiente de la energía entre los alumnos y sus beneficios medioambientales.

Su objetivo es contribuir a que los menores adquieran una mayor conciencia y comprendan mejor el importante valor de los pequeños gestos que realizan en la vida cotidiana, y la oportunidad de mejorarlos llevando a cabo prácticas muy sencillas, que producen beneficios en términos de ahorro y en la salud del medio ambiente.

Apagar la luz al salir de las habitaciones, regular la calefacción, cerrar las ventanas cuando está la calefacción encendida, apagar totalmente el ordenador y la televisión o cerrar el grifo, han sido algunos de los consejos concretos que se han ofrecido para orientar las acciones de los más pequeños.

Esta actividad, puesta en marcha por la Consejería de Presidencia y la Fundación Mapfre, ha permitido acercar entre los meses de enero a junio, a los estudiantes de tercero a quinto de Primaria, con edades comprendidas entre los 8 y los 10 años, la importancia de un recurso tan valioso como la energía, concienciándoles sobre la necesidad de adoptar hábitos sostenibles con el medio ambiente, tanto en casa como en el colegio.

Más de 100 actividades ecoeficientes

'Sé coeficiente y ahorra energía’ ofreció más de un centenar de actividades, charlas y talleres en 23 colegios de Murcia, cuatro de Puerto Lumbreras, otros cuatro de Molina de Segura y uno de Alcantarilla.

En los talleres, los escolares aprendieron a calcular su propia huella de carbono o la de su ámbito familiar mediante el uso de la ‘E-CO2 calculadora’, una herramienta que permite conocer la cantidad de dióxido de carbono que emiten sus actividades diarias, como, por ejemplo, encender la calefacción.

A los escolares se les repartió material didáctico que les inició en el mundo de la energía, sus fuentes y en la necesidad de ahorro, con la finalidad de lograr un desarrollo sostenible y la protección del patrimonio natural.

También se les hizo entrega de un cuento-cómic, en el que las aventuras de sus personajes tienen como fondo la protección del medio ambiente y la reflexión sobre el abastecimiento de agua potable, los recursos sólidos urbanos, la contaminación atmosférica o el calentamiento global.

Información relacionada:
articulos genericos  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
anuncios  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
noticias  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
legislacion  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
publicaciones  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
indicador estadistico  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
  Volver