16/03/2010
Monitorización Proyecto REPLANT
Temas: silvicultura , incendios forestales , bosques

Constituyendo una parte importante del proyecto REPLANT y, por supuesto, de la gestión y análisis de la cobertura vegetal de nuestra Región, se afianza el empleo de las tecnologías de información geográfica como los SIG y la teledetección, herramientas que están demostrando su eficacia en el desarrollo de sistemas de prevención, seguimiento y evaluación de incendios a diferentes escalas espaciales y temporales.

La teledetección se define como la observación a distancia de los objetos, sin estar en contacto directo con ellos. Montados sobre distintas plataformas, los sensores remotos capturan la energía electromagnética proveniente del sol que es reflejada, así como la emitida por la superficie terrestre en distintas longitudes de onda. El conocimiento de los patrones espectrales típicos de las distintas coberturas terrestres nos permite interpretar las imágenes provenientes de esos sensores.
Varias unidades de la Dirección General del Patrimonio Natural y Biodiversidad (DGPNB) están realizando de manera conjunta los trabajos de monitorización. El Servicio de Ordenación y Gestión de los Recursos Naturales, a través de la Unidad Técnica Noroeste-Río Mula, desarrolla la gestión forestal, la recopilación de datos de campo y la coordinación de los trabajos de recuperación; y el Sistema de Información Geográfica Ambiental del Servicio de Información e Integración Ambiental realiza el trabajo de monitorización de evaluación de las superficies afectadas por los incendios ocurridos en Moratalla y en Calasparra en los años 1992 y 1994. Se están utilizando 20 coberturas regionales del satélite Landsat, 2 coberturas regionales del satélite Aster y 26 coberturas regionales del satélite NOAA, además de 4 imágenes completas y 2 octavos de escena del satélite SPOT-5.
Adicionalmente, el trabajo también se apoya en los datos de campo recogidos en la ortofoto NATMUR08 de alta resolución realizada en julio de 2008 y en el Modelo Digital del Terreno y Modelo de Alturas de Vegetación del mismo vuelo, que abarca también todo el territorio regional, obtenido con el sensor LIDAR.
 
El proyecto se ha dividido en 3 zonas de estudio
1- La primera alberga toda la Región de Murcia entre los años 1991 y 2009. En este estadio se pretende obtener indicadores de riesgo de incendio y de los procesos de recuperación. Los resultados que se obtienen serán índices y estadísticas del estado de la vegetación, mapas de temperatura de superficie y clasificación de los usos del suelo.
 
 
2- El siguiente escalón de detalle comprende la totalidad de la superficie afectada por los incendios de 1992 y 1994 de Moratalla y Calasparra. Temporalmente también abarca los 18 años transcurridos desde justo un año antes del incendio hasta la actualidad. El interés principal del estudio en esta fase es la determinación y caracterización de las zonas afectadas por los incendios y la relación de un seguimiento de su evolución a lo largo del tiempo, analizando también los trabajos previos al Proyecto REPLANT desarrollados durante la última década. En este estadio se realiza también una clasificación más detallada de las masas forestales y una serie de mapas de combustibilidad que nos servirá para entender mejor el comportamiento del sistema forestal en la propagación del fuego. A cada tipo de vegetación corresponde una inflamabilidad y combustibilidad determinadas que varían en función del tipo y cantidad de biomasa y su distribución espacial o estratificación.
 
 
Tras el estudio de esta fase, llegamos a la conclusión de que todos los índices y parámetros estudiados pueden ser relacionados con el estado de la vegetación y explicar sus variaciones.
En general, podemos decir que ambas zonas se han recuperado en cuanto a biomasa total, bien de manera natural o bien mediante planes de regeneración, no alcanzando aún los niveles iniciales de la misma. Tampoco los patrones de distribución de la vegetación son iguales ni las especies que componen la masa vegetal actual.
La regeneración experimentada hasta julio de 2005, en términos de biomasa media, ha estado entre el 82 y el 92 % de Calasparra y entre el 63 y el 77% de Moratalla, según el indicador utilizado INDreg y según se realicen los cálculos con NDVI* o con MSAVI*.
 
*El NDVI (Normalised Difference Vegetation Index, Rouse et al., 1974) es uno de los índices más utilizados en materia agronómica y forestal, es sencillo matemáticamente y normaliza de manera efectiva la respuesta de la vegetación; varía entre (-1, +1). Está directamente relacionado con la cantidad de material fotosintéticamente activo en superficie y proporciona una visión general de la cantidad de vegetación en el territorio de la Región de Murcia.
 
*MSAVI (Modified Soil Adjusted Vegetation Index, Huete et al., 1988) es un índice que nos proporciona información sobre la vegetación en lugares donde existe una gran influencia del suelo. Por tanto, nos proporcionará una información similar al NDVI, pero con una corrección por la influencia del suelo. Algunos autores dicen que NDVI solamente es óptimamente interpretable cuando la cobertura vegetal del suelo está por encima del 30%; por su lado, para coberturas de vegetación inferiores al 30 y, especialmente, al 15%, es más adecuado utilizar el MSAVI.
 
3- El tercer ámbito territorial de este trabajo se restringe a las distintas zonas donde la DGPNB está actualmente llevando a cabo labores de recuperación ambiental, principalmente en las Sierras del Algaidón y Las Herrerías. En este área se utilizan las imágenes de alta resolución y, sobre la superficie, se pretende capturar información de detalle del estado previo al inicio de las obras, de su desarrollo y de su posterior estado post-operacional. En esta fase se obtiene la clasificación de las especies vegetales identificadas en el 2009 y se realiza una actualización del inventario forestal, una estimación de biomasa a nivel de rodal y del grado de humedad de la vegetación. Este último dato nos da el estrés hídrico de la vegetación, que junto con el dato de temperatura de superficie son extremadamente importantes para conocer la facilidad con la que el fuego se propagaría en una determinada cobertura vegetal.
Fruto del análisis multitemporal realizado a partir de los tres niveles de detalle descritos, se recopilarán una serie de indicadores específicos para su aplicación a la gestión forestal del conjunto del territorio regional.

Este modelo contemplará la distribución de sensores y zonas de control, los datos a capturar (meteorológicos, radiométricos, etc.), así como métodos de muestreo que permitirán desarrollar nuevos instrumentos para la toma de decisiones en materia de planificación, gestión y prevención.

 

articulos genericos  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
anuncios  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
publicaciones  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
legislacion  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
noticias  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
  Volver