10/11/2010
Tres aves rapaces de nuevo en los cielos murcianos
Temas: aves , fauna
El director general de Patrimonio Natural y Biodiversidad, Pablo Fernández, libera esta mañana, a las 10:00 horas, en la explanada del Pico del Relojero, en el Parque Regional El Valle-Carrascoy, tres aves rapaces que han sido tratadas en el Centro de Recuperación de Fauna. Se trata de un macho adulto de culebrera europea, un juvenil de águila calzada y una hembra adulta de gavilán.
Liberación de aguililla calzada (Hieraaetus pennatus). Foto de archivo.. Este enlace se abrira en una nueva ventana.
Liberación de aguililla calzada (Hieraaetus pennatus). Foto de archivo.

La culebrera fue encontrada por un particular en un coto de caza en La Tercia, municipio de Murcia, y en el examen veterinario detectaron un proyectil alojado en la pata derecha, que no había causado fracturas aunque sí una pequeña lesión en los tejidos blandos, hematomas en el abdomen y sangre fresca en el interior de la boca, además de varias plumas del ala partidas. Aun así, y a pesar de su aturdimiento, presentaba un buen estado nutricional. Se instauró un tratamiento de soporte de fluidos, antibióticos y analgésicos. El manejo de la alimentación en las culebreras es especialmente particular, ya que este ave en la naturaleza se alimenta principalmente de culebras (también de lagartos, ranas y pequeñas aves aunque en mucha menor proporción) y cuesta un tiempo conseguir que el animal se habitúe a otro tipo de presas.

La aguililla calzada fue encontrada también por un particular en Totana, muy debilitada y sin poder batir las alas para alzar el vuelo. El animal dio positivo en el test de Tricomonas gallinae, un parásito que se aloja en el buche y en la cavidad oral de las aves, y poseía una fractura en el pico inferior. Se le administró soporte hídrico, vitamínico y una alimentación basada en carne de ave principalmente que no se veía impedida por la fractura del pico, además de procurarle una desparasitación, que devolvieron la buena condición física al animal. Las grandes distancias recorridas por especies migratorias como el aguililla calzada ponen a prueba la condición física de cada individuo.

Finalmente, el gavilán fue entregado por el SEPRONA de Murcia que lo había recibido de un particular. La exploración puso en evidencia una herida en el ala derecha del animal, que además estaba delgado y deshidratado, y el examen radiológico, una fractura cerrada doble en el cúbito, cuya osificación ya había comenzado, por lo que se decidió inmovilizar el ala. Además se estableció un soporte de fluidos, antibióticos y analgésicos para su recuperación.

Tras los tratamientos oportunos, las aves fueron trasladadas a los voladeros de musculación hasta que finalmente se encuentran en condiciones para su exitosa liberación. Todas ellas han sido marcadas con anilla metálica para realizar su seguimiento.

Información relacionada:
noticias  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
publicaciones  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
  Volver