01/03/2010
Las vías pecuarias de la Región de Murcia: acercamiento histórico
Temas: vías pecuarias , ganadería , formación ambiental , caminos , acceso a la información
MIliario romano en las inmediaciones de una vía pecuaria (Lorca). Este enlace se abrira en una nueva ventana.
MIliario romano en las inmediaciones de una vía pecuaria (Lorca)

Para comprender los orígenes de las vías pecuarias hay que remontarse a la prehistoria, a una fase primitiva de nomadismo, donde hombres, bestias y moradas marchaban juntos, lo que, tras alcanzar la etapa sedentaria y organizarse entre agricultores y pastores, conllevó organizar el trasiego de bestias mediante la trashumancia.

De época romana son los primeros testimonios de la existencia de estas vías. Marco Varrón (S. I), en su Rerum Rusticarum, se refiere a las “calles pastorum” y a servidumbres como “viate”, “iter” y “aetus” y el Liber Iudiciorum (S. VII) se refere explicitamente a las cañadas.
Fue en la Edad Media, concretamente con Alfonso X en 1272, cuando las vías pecuarias alcanzaron su singularización a través de la creación del Honrado Concejo de la Mesta de Pastores, una organización supraregional que agrupaba a los pastores de Castilla y León con el fin de regular su labor y  evitar conflictos con agricultores, nobles y concejos.
Desde los Reyes Católicos y hasta el siglo XVIII la ganadería mesteña vivió su etapa de esplendor; pero a partir del reinado de Felipe V las tensiones con un sector agrario en expansión patrocinado por Campomanes, Olavide y Jovellanos, motivó el inicio de su decadencia.
La guerra y la transformación de España en una economía capitalista durante el siglo XIX hizo que las grandes cabañas desaparecieran o se concentraran en ciertos territorios de la geografía peninsular. Durante esa época el número de cabezas de ganado pasó de 4.500.000 a 1.800.000.
La sustitución de la Mesta por la Asociación Nacional de Ganaderos del Reino en 1836 provocó significativas invasiones de la agricultura en espacios pecuarios lo que motivó la intervención de los guardas rurales y sus intentos –junto con la administración- por gestionar, de la mejor manera posible, las vías. Aunque ya se habían gestionado ocupaciones temporales, aprovechamientos, etc, fue a partir de 1924 cuando se estableció la posibilidad de enajenar las vías pecuarias.
Con el advenimiento de la II República fue regulada la gestión forestal tal y como hoy la conocemos, asumiendo la administración definitivamente todas las competenecias sobre la gestión de las vías pecuarias. La descentralización fruto del Estado de las Autonomías contemplado en la Constitución de 1978 transfirió en los años ochenta aquellas competencias a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
articulos genericos  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
anuncios  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
publicaciones  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
legislacion  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
noticias  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
indicador estadistico  ver todos  Ver todosSeparaciónReplegar listaDesplegar lista
  Volver